jueves, 17 de septiembre de 2009

Concurso Parque Araucano - una pradera como un río para un sueño romántico

Esta es una obra, propia de los años 80, que reedita elementos estilísticos provenientes del iluminismo de Boullée y Ledoux, del parque romántico de Alphand, del detalle ornamental de Scarpa y un eje que se pierde en el infinito de inspiración barroca. A pesar de que todos esos elementos provienen de la tradición paisajista burguesa, una gran pradera central que se extiende en toda su longitud reconduce el diseño en pos de los ideales modernos de la ciudad socialista y el parque popular. El juego ambiguo y contradictorio de estos elementos, estrategia típicamente posmoderna, intentaba una solución que fuera apreciada, en el gris ambiente de la dictdura, por el estilo de vida de una comuna de elite.

Muchos elementos de ese entonces se ven hoy como inaceptables por la nueva cultura del espacio público: bosques que se prestan para el escondite, canales y fosos que forman límites sin cerramiento, y otras soluciones que hoy se han asimilado como peligrosas o inseguras, a pesar de su gran poder evocativo y bucólico. Es interesante notar, por contraste, una cierta evolución en la política sobre el uso del espacio público. Contrario a este ejemplo, el pragmatismo del minimalismo hoy imperante en el diseño (ver post anterior sobre el proyecto del Parque Bicentenario de Vitacura, por ejemplo)  ha acostumbrado al público a soluciones más desnudas donde el misterio y el deseado contraste entre ciudad y naturaleza se han abandonado en pos de soluciones de bajo mantenimiento, mayor seguridad y resistencia al vandalismo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario